El marketing digital ha introducido nuevos conceptos y prácticas, una de ellas es la curación de contenidos, pero te estarás preguntando “¿qué es curar contenidos?”, simple, curar contenidos es la acción de localizar, filtrar, modificar y distribuir el contenido que se encuentra en internet.

Esta puede ser una práctica muy acertada para empresas B2B, ya que se centra tomar temas específicos que son de interés para nuestros públicos, que en el caso de este tipo de empresas serían sus colaboradores, sus clientes y posibles clientes. La idea es brindar contenido de valor que ayude a nuestras comunidades y que, a su vez, nos acerque a otras comunidades al compartir su contenido, y por qué no, posiblemente ellos también compartan el nuestro.

La idea es buscar otra forma de atraer a nuestra audiencia, dejando de lado el marketing tradicional, para ofrecer temas de interés, lo cual generará más tráfico y fidelización.

Por ejemplo, una empresa que fomenta el emprendimiento, podría abordar temas como el emprendimiento, innovación, financiación, creatividad, social media, etc. ¿te vas haciendo una idea?.

Ok, después de determinar qué temas abordaremos, podemos visitar otros sitios web, ver las tendencias en las redes sociales y ver de qué se está hablando o realizar una búsqueda en Google, sí encontramos un post o artículo interesante podemos adaptarlo en nuestro blog  pero ¡ojo!, recuerda que si queremos relaciones cordiales y evitar problemas por infringir derechos de autor, debemos citar la fuente, tanto en texto como imágenes. También compartirlo en redes sociales a lo cual podemos agregar nuestro punto vista, o hacer comentarios al respecto o simplemente para compartirlo con aquellos que, sabemos, tienen un interés específico en el tema.

Ahora bien, empecemos a ver las ventajas que te trae la curación de contenidos:

La primera ventaja, consiste en ayudarte a alimentar tus canales frecuentemente, ya que suministrar contenido original en un blog y las redes sociales varias veces a la semana tiene dos problemas, el primero se refiere a costo (crear contenido original es costoso) y el segundo, sería el tiempo y el esfuerzo que toma crear contenido original.

Segundo, ayuda al posicionamiento web, adaptando el texto, citando fuentes y dando tu punto de vista con respecto al tema puedes escalar más rápido en el ranking de Google, pero debes tener cuidado ¡curar no es copiar y pegar! es agregarle valor al contenido que consumirá tu audiencia.

En tercer y último lugar, la curación de contenidos te ayuda a conectarte con tu comunidad a través de temas de interés, lo que a su vez atrae nuevas comunidades en el intercambio de conocimiento lo cual ayuda a que te conviertas en un referente sobre uno o varios temas.

¿Listos para intentar?